comportamiento-perro-asustado

EL APRENDIZAJE Y EL DESARROLLO DEL COMPORTAMIENTO DEL PERRO

“Ambiente y Genética”

El aprendizaje y el desarrollo del comportamiento del perro es consecuencia de la interacción del ambiente y de la propia genética del animal. Es más fácil empezar correctamente que reaprender cualquier proceso más adelante. En ocasiones, se subestima la madurez del desarrollo del nuevo miembro de la familia y se debería tomar conciencia de que un cachorro que se lleva a vacunar a los 6-8 semanas de vida no es un bebe, sino el desarrollo equivalente de un niño de 3-4 años.

perro asustado

Durante las 2 primeras semanas de vida, el cachorro ciego y sordo depende completamente de la madre para todas sus necesidades. Aunque el tacto es el más importante, ya están presentes los sentidos del gusto y, en cierta medida, del olfato. Los cachorros neonatales pueden aprender asociaciones simples, dentro de sus limitaciones sensoriales, tales como el comportamiento de solicitud de atención, evidenciado mayoritariamente por la vocalización si se los separa de la madre.

De las 2 a las 3 semanas de vida, el cachorro tiene un rápido desarrollo neurológico y físico, pudiendo responder a estímulos medioambientales como la luz o el ruido, empieza a orinar y defecar de forma voluntaria, sin requerir estimulación por parte de la madre, y los juegos empiezan a ser cada vez más comunes.

De las 3 a las 12 semanas de vida, el cachorro empieza a ser del todo consciente y capaz de responder a su entorno. Se trata del periodo de socialización, el cual contiene la fase sensitiva para la huella filial y sexual, y por esta razón define para cada individuo las especies a las cuales pertenece.

Desde las 12 semanas de edad, los cachorros se asustan fácilmente. La falta de emoción por el riesgo, y su expresión comportamental de evitación, compromete severamente la oportunidad de los cachorros mayores a habituarse a un nuevo entorno o socializar.

crecimiento del perro

El fin del periodo juvenil está marcado por la madurez sexual (6-9 meses de edad), aunque la madurez del comportamiento no se consigue hasta mucho después, con implicaciones sobre la integración social exitosa.

Por ello, queremos dar algunos consejos prácticos sobre la educación del perro que son especialmente importantes durante sus primeros meses de vida:

El juego de morder: Un cachorro al que no se le permite el juego de morder con otros cachorros o al que se ha mostrado excesiva tolerancia en el juego de morder con personas, será probablemente un perro incapaz de medir su propia fuerza y podrá infligir daños importantes más adelante.

mascota mordiendo

perro asomado

Búsqueda de atención: La provisión de la atención humana como consecuencia inmediata de cualquier comportamiento que el cachorro elija (gruñir, ladrar, morder…) resulta un éxito para la mayoría de las estrategias de captación de atención, dando una indicación inapropiada del estatus entre el humano y el perro, así como un riesgo de ansiedad por separación.

Habituación: La falta de estimulaciones tempranas, tales como el trato con diferentes especies animales, personas de diferentes edades y sexo etc., puede conllevar a una capacidad pobre de aprendizaje, hiperexcitabilidad y sobrereactividad, posiblemente relacionada con una falta general de habilidad para habituarse a nuevos entornos.

perro y bebé

Miedo: El cachorro que permanece tendido frente a la novedad a las 3 semanas de vida, puede ser el mismo individuo que huye a las 14 semanas, y que reacciona agresivamente a los 6-7 meses. Por ello, si manifiesta un miedo evidente se debe corregir con estímulos positivos cuanto antes.

perro se tapa ojos

   T. 958 15 28 81 · 608 48 21 44

A %d blogueros les gusta esto: