clinica veterinaria granada

Rinotraqueitis Infecciosa Felina:

¿EN QUÉ CONSISTE LA ENFERMEDAD?

La rinotraqueítis (o gripe felina) es una enfermedad vírica que afecta a gatos. Esta causada por el Herpesvirus felino (FHV-1), que es el responsable de la mitad de las enfermedades respiratorias en los gatos. Es muy contagiosa y puede causar una enfermedad grave en gatitos, incluso llegando a provocar la muerte por neumonía (los síntomas son más graves en animales menores de 6 meses).

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE PODEMOS OBSERVAR EN NUESTRO GATO?

La mayoría de los animales comienzan con estornudos. Los síntomas incluyen:

– Fiebre.

– Apatía.

– Pérdida del apetito.

– Lagrimeo y mucosidad nasal.

– A nivel ocular, puede provocar úlceras de la córnea, conjuntivitis, queratitis y queratonconjuntivitis seca.

– Mucosidad abundante, espesa y opaca que puede taponar la nariz formando una costra.

– Como complicación respiratoria, se puede dar la neumonía.

– Puede provocar el aborto en gatas preñadas.

La mayoría de los gatos se restablecen bien, siempre con tratamiento adecuado, aunque muchos sufrirán secuelas permanentes.

La obstrucción permanente de senos nasales y secreción nasal excesiva son frecuentes, al igual que las infecciones crónicas de ojos. Los portadores pueden volver a sufrir síntomas leves de manera intermitente.

¿CÓMO DIAGNOSTICAMOS Y TRATAMOS ESTA ENFERMEDAD?

Normalmente esta enfermedad se diagnostica mediante los signos clínicos y la anamnesis.

El virus puede ser aislado o detectado por pruebas laboratoriales a través de muestras de lágrimas, saliva o sangre. Sin embargo, muchos gatos, sólo son portadores, y puede que todos los síntomas no se deban a la infección por herpesvirus felino.

El tratamiento del animal está dirigido a mantener un buen estado general del mismo y a eliminar las posibles infecciones secundarias causadas por bacterias, ya que no existe un tratamiento específico para este herpesvirus.

En caso de deshidratación de los gatitos, se deben instaurar tratamientos con fluidoterapia, así como tratamientos sintomáticos para controlar el resto de los síntomas que puedan darse en el animal (por ejemplo, utilización de antibióticos tópicos para evitar infecciones bacterianas secundarias en los casos de conjuntivitis y úlceras corneales).

¿CÓMO PREVENIMOS ESTA ENFERMEDAD?

Para prevenir esta enfermedad, las vacunas son el medio de protección más eficaz, ya que , aunque no siempre impiden la infección o evitan que los gatos se conviertan en portadores, ayudan a reducir la gravedad y la duración de la enfermedad.

Es fundamental seguir los cuidados generales para estos gatitos. Se deben limpiar las secreciones, los orificios nasales para que no queden obstruidos, los párpados y la boca.

Si tenemos más de un gatito, y comenzamos a observar estos síntomas en alguno de ellos, es conveniente aislarlos y tener una buena higiene, tanto con el que padece la enfermedad, como con los sanos.

Esperamos que estos consejos os sirvan para conocer un poco más esta enfermedad y saber qué hacer en caso de que os encontréis con cachorros con esta sintomatología. Para cualquier duda, os atenderemos encantados en Clínica Veterinaria Albayda.

CategoryEnfermedades

   T. 958 15 28 81 · 608 48 21 44