Leucemia Felina:

¿EN QUE CONSISTE LA ENFERMEDAD?

La leucemia felina es una enfermedad que afecta a gatos y que está provocada por la infección con el virus de la leucemia (FeLV). El FeVL se transmite entre los gatos infectados a través de la saliva o las secreciones nasales. Si el sistema inmunológico del animal no es capaz de derrotar a este virus, puede llegar a ser una enfermedad mortal.

La infección por leucemia felina puede tardar en manifestarse hasta 4 años post-infección, siendo el gato afectado durante todo este tiempo portador de la enfermedad, aunque no la padezca. Los gatos de menos de 4 meses y los mayores de 5 años suelen ser los más afectados.

Aunque todo no es tan negativo, pues los gatos pueden superar la infección.

El gran problema de esta enfermedad, es que la inmunosupresión que provoca este virus da lugar a otras infecciones secundarias tanto víricas como bacterianas que aprovechan la bajada de defensas y pueden llegar a ser mortales.

Este virus también puede llegar a causar tumores mieloides y linfoides, y afectar a diferentes órganos como ganglios linfáticos, intestino, riñones, vejiga,… También afecta al tejido de la médula ósea, retardando así la regeneración de células sanguíneas.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE PODEMOS OBSERVAR EN NUESTRO GATO?

– En las fases iniciales de la enfermedad se observan síntomas inespecíficos como: fiebre, anemia, leucopenia y trombocitopenia, infecciones secundarias frecuentes,…

– En el caso de que el sistema inmunitario no consiga detener la infección y la viremia avance, el cuadro clínico depende de los órganos afectados, causando enfermedades asociadas a la disminución de las defensas del gato, aparición de tumores (por ejemplo, tumores abdominales, gingivales,…) o procesos inmunomediados (anemias hemolíticas, poliatritis, uveítis, neuropatías,…)

– En el caso de que la gata que contraiga la enfermedad esté o se quede preñada, aparece muerte neonatal.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA Y TRATA ESTA ENFERMEDAD?

Cuando acudimos al veterinario con nuestro gato enfermo, y existe la sospecha de esta enfermedad, lo primero que se hace es un diagnóstico diferencial con otras enfermedades felinas, que sobre todo en sus fases iniciales, también tienen síntomas inespecíficos como son:

la panleucopenia felina, la peritonitis infecciosa felina, la inmunodeficiencia felina …

El diagóstico fiable y certero es aquel que se realiza con una prueba de laboratorio, que lo que pretende es detectar el virus en la sangre del animal. También se pueden realizar otras pruebas en saliva, pero son menos fiables.

Hoy en día, en la mayoría de las clínicas veterinarias existen unas pruebas rápidas que en pocos minutos nos dirán si nuestro gato ha estado en contacto con la enfermedad o no, aunque no tenga síntomas clínicos.

Nota: es una enfermedad que se debe de testar en todos los gatos nuevos que llegan a casa si en casa tenemos más gatos bien vacunados y en buenas condiciones. Es muy importante que todos esos gatos estén libres de leucemia por su alta tasa de propagación y de mortalidad.

El tratamiento de esta enfermedad está destinado a combatir los síntomas y luchar contra infecciones secundarias utilizando antibióticos de amplio espectro.

A veces es necesario dar quimioterapia y radioterapia para tratar los tumores asociados.

¿CÓMO PREVENIMOS ESTA ENFERMEDAD?

La manera de prevenir esta enfermedad es la vacunación de los gatos. Esta se suele comenzar a partir de los 2 meses de edad, siguiendo con el calendario vacunal que propone cada veterinario, y revacunando a los individuos anualmente. La inmunidad de los gatos, se inicia a partir de los 15 días después de haber puesto la primera vacuna.

Otra manera de prevenir esta enfermedad, es:

– Testar a los individuos nuevos que van a venir a casa si ya hay uno o varios gatos en casa.

– Realizar una revisión periódica anual para valorar el estado de salud de nuestros gatos.

CategoryEnfermedades

   T. 958 15 28 81 · 608 48 21 44