clinica veterinaria

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es una enfermedad común en los animales de edad avanzada. Cuando los riñones de perros o gatos no funcionan de manera correcta, no pueden concentrar la orina de manera normal y por tanto orinan con mayor frecuencia y beben más cantidad de agua. También ocurre que cuando esos riñones están dañados, los tóxicos que están en sangre y que deberían ser depurados y detectados en estos órganos para poder detoxificar la sangre, no se eliminan y siguen dando vueltas por el organismo.

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DE LOS RIÑONES Y EN QUÉ AYUDAN AL ORGANISMO?

Como en todos los mamíferos, los gatos y los perros poseen un par de riñones, cuyas funciones vitales son:

1.- filtrar la sangre y eliminar los tóxicos y desechos a través de la orina. Esos desechos son la urea y la creatinina fundamentalmente.

2.-Ayudan a regular la cantidad de algunos minerales esenciales en la sangre, como el fósforo, el potasio, el calcio y el sodio.

3.- Producen ciertas hormonas o sustancias  que ayudan a controlar y regular la presión arterial y renovar las células cutáneas.

Cada riñón está formado por una gran cantidad de nefronas (células propias del riñón) que filtran la sangre, ayudando a retener los nutrientes y eliminar los desechos que no son necesarios.

En la ERC, las nefronas de los riñones dejan de funcionar correctamente y como resultado, el fósforo ya no se filtra de forma adecuada y empieza a acumularse en la sangre. De hecho, se ha demostrado que una dieta “baja” en fósforo, ayuda a ralentizar el avance de la enfermedad renal en perros y gatos.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA?

A medida que los animales van avanzando en edad, es normal que algunas de las nefronas de sus riñones vayan perdiendo funcionalidad y no sean sustituidas por otras. Pero en la ERC, deja de funcionar una elevada cantidad de nefronas, dando lugar a los síntomas de la enfermedad.

La causa primera de la enfermedad puede ser un problema hereditario o congénito, o puede desarrollarse a lo largo de los años como consecuencia de infecciones, inflamaciones o al ingerir algún tóxico.

Como los riñones, de manera natural, tienen una gran capacidad para filtrar la sangre, los signos de enfermedad no son visibles o apreciables hasta que una gran cantidad de tejido renal está dañado.

De manera general, los signos clínicos de ERC, aparecen cuando el 75 % de la masa activa (nefronas) de los riñones ha dejado de funcionar. Es en este momento cuando aparecen signos graves que podrían darnos idea de que nuestro animal está sufriendo una Insuficiencia Renal Aguda, cuando en realidad deberíamos hablar mejor de una ERC que no se ha detectado antes.

¿QUÉ SIGNOS PUEDO OBSERVAR EN MI MASCOTA?

El primer signo que no se debe pasar por alto es la sed. Si nuestra mascota bebe más agua de lo normal, debemos preguntar al veterinario.

Otros signos que podemos encontrar son:

– Aliento con olor desagradable (como amoniacal).

–  Náuseas y vómitos, que pueden o no ser independientes de las comidas.

– Aparición de llagas en la boca que le molestan a la hora de comer.

– Apetito caprichoso o incluso menos apetito del habitual.

– Orina con más frecuencia y un mayor volumen del habitual.

¿CÓMO DIAGNOSTICAN LOS VETERINARIOS LA ERC?

Muchas pruebas se suelen realizar en chequeos anuales específicos. Pero si sospecha  que nuestra mascota puede sufrir una ERC, nuestro veterinario aconsejará realizar otras pruebas como:

–  Análisis sanguíneos: para detectar si nuestro animal presenta elevadas las concentraciones de urea o creatinina en sangre; si los riñones están fallando, su cuerpo no eliminará correctamente estas sustancias, que pueden llegar a producir verdaderas intoxicaciones.

–  Análisis urinarios: son de utilidad para detectar infecciones, o quizás una pérdida de proteínas debido a que los riñones no son capaces de retener más de estas moléculas.

– Otras pruebas diagnósticas: se pueden realizar otra serie de pruebas diagnósticas como radiografías, ecografías, biopsias o la determinación de la presión arterial.

 

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO PARA LA ERC?

Aunque el daño en los riñones es irreversible, se puede ralentizar la progresión de la ERC, mejorando la calidad de vida de tu animal y prolongando su esperanza de vida. La clave está, entre otros factores, en proporcionar un tratamiento nutricional a largo plazo, dando la cantidad adecuanda de una dieta que combine:

– Un contenido bajo en fósforo.

– Un nivel adecuado de proteínas de alta calidad y ácidos grasos esenciales.

– Un contenido elevado de energía para compensar la pérdida de peso.

– Que el alimento les guste para estimular el apetito y asegurar que el animal consume el alimento.

Esperamos que este pequeño artículo os pueda ayudar a despejar dudas sobre esta enfermedad que afecta a un gran número de nuestras mascotas de manera silenciosa.

Para saber más acerca de las dietas renales, podéis dirigiros a las páginas:

Royal Canin. Dietas renales

Hill´s dietas renales

Para cualquier duda, siempre es interesante que os pongáis en contacto con vuestro veterinario habitual porque será el que mejor os pueda orientar sobre estas cuestiones.

   T. 958 15 28 81 · 608 48 21 44